2.10.19

Mi Smith-Corona Sterling regresó a la carga | Una especie de crónica

No vayas contra la ingeniería de las máquinas de escribir mecánicas


Después de meses teniéndola en cuarentena y haber aprendido una muy buena lección técnica, mi máquina de fuego está de nuevo en la pelea.



Guía de barras de tipo original de una Smith-Corona Silent
Mi Smith-Corona Sterling, fabricada en EE.UU. en 1952, era esta: color en tono verde militar, muy adecuado para la batalla revolucionaria de la máquina de escribir en que participo desde mi puesto de mando en México. Pero a comienzos de éste año, mientras repintaba una máquina de escribir, tuve el arrebato de renovar mi Sterling, que ya la había soñado roja, a modo de mi máquina de escribir fuego.

Así que la tomé, la desarmé hasta sus hierros medulares, le puse el nuevo color y la armé. Pero al hacer la prueba de escritura las barras de tipos golpeaban desalineadas la hoja. Por supuesto, intenté el ajuste de nivel de las letras mayúsculas y minúsculas, pero no resolví la falla. Hasta ahora, no sé qué demonio me la estaba jugando.


En mi frustración se me ocurrió que si desbastaba las pestañas de la guía para las barras de tipos, las barras ya no rozarían esas pestañas y su viaje hasta la hoja no sería desviado. Entonces desbasté un poco cada una, volvía a instalar la guía y a comprobaba la escritura, pero no había cambio. Y nunca lo habría. Después de muchos intentos, desbastando, instalando y probando, acepté que la única solución era conseguir una guía en condiciones originales. NOTA: ésta pieza no tiene los orificios de sujeción justos, y sí, intenté nivelarla desde esos puntos.




Además, como si mi suerte no fuera ya muy mala, la barra de tipos correspondiente a la "e" se rompió (también no sé por qué, si soy muy cuidadoso con los hierros). En automático se duplicó el problema, pero la dificultad para resolverlos se fue al cielo, pues es muy difícil conseguir piezas para Smith-Corona.

Pedí ayuda a mis amigos de la Typosphere de EE.UU., y al paso del tiempo me iban diciendo que ni ellos ni sus contactos tenían las piezas que necesitaba. No me quedó otra opción más que darle a la búsqueda de campo.

Como me queda más cerca la Cuidad de México, me fui ahí en busca de los poquísimos talleres de antaño, con la esperanza a medio morir. Llegué a los primeros talleres, pregunté por las piezas y nada; todos habían remplazado el negocio de las máquinas de escribir por el de mobiliario de oficina, cajas fuertes y computación. Incluso en uno me dijeron: tiramos todo a la chatarra. Mi esperanza se reanimó (muy poquito) cuando llegué a "Refacciones Rodríguez", porque tienen montones de refacciones para casi cualquier modelo de máquinas de escribir mecánicas y eléctricas, PERO el servicio es muy malo y sus precios una locura de tan abusivos. Me dijeron: traiga su máquina para ver la pieza. Y pensé: jamás.

Muy cerca de Refacciones Rodríguez está la tienda "Servi Compu Parts", que era un taller de servicios para máquinas de escribir, pero que también cambió al negocio de los consumibles para computación. Serafín, el dueño, en seguida se interesó en mi asunto y se fue a la trastienda a buscar entre sus máquinas desplazadas por la modernidad. Un rato después lo vi salir con una Smith-Corona en las manos, ponerla en su mesa de reparaciones y comenzar a meterle mano. Y mi esperanza se recargó al 100%.

Servi Compu Parts: callejón del 57, local H, número telefónico (55)55123831 | Ubicación en Maps


Serafín llegó a conmigo con la guía para barras de tipos y con la barra "e", pero pertenecían a una Smith-Corona Silent. Pagué por las piezas $120 MXN (unos 6 USD.) y volví emocionado a mi taller. Ahora mi máquina de escribir fuego funciona como prometen los hierros milenarios, aunque con una "e" de menor tamaño que el resto de las letras y la guía para las barras de tipos sin la leyenda "Bating Shift". Pero no me importa la diferencia. Mi máquina volvió a hacer tangible mi pensamiento. Aquí se las presento, más un poema que escribí después de la prueba de escritura exitosa.

Antes, un consejo: Nunca vayas contra la ingeniería de las máquinas de escribir mecánicas. Fueron muy bien diseñadas y construidas, así que no necesitan cambios. Respeta a tu máquina de escribir.



Smith-Corona Sterling | fabricada en 1952 | SERIE 5A417832 | Personalizada


Detalles de renovación:

> Molduras: pintura automotriz Dupont - Rojo - Aplicación de tricapa (2 base color + 1 de transparente glamour)
> Tornillería: esmalte acrílico (para uñas) BISSÚ - Rojo
> Ilustraciones ene general: esmalte acrílico BISSÚ a mano alzada - Blanco, Rojo y Azul
















4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Thanks ping!

      It was a very revealing experience. So I respect more the writing machines.

      A hug!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí, Richard. ¡Ahora la máquina de fuego tiene el color del fuego!

      Espero que mi carta no tarde mucho más en llegarte.

      Un abrazo, mí amigo.

      Eliminar