27.12.18

El olor de las Máquinas de Escribir

¿A qué huelen las máquinas?


Mi respuesta relativa a la pregunta de mi amiga Paula Klein



Royal QDL serie AP3710342 Inventario Californication Typewriter


A qué huelen...

Las máquinas guardadas huelen distinto a las que están en uso continuo.
Las guardadas huelen a algo mecánico viejo, sucio; claro.
Huelen a pasado, a inmovilidad, a grasa fría.
Si ya no pudiesen funcionar, diría que huelen a muerte.
Pero como vuelven a la acción, diré que huelen a un sueño largo, larguísimo, a lo que oleríamos nosotros si fuésemos de metales y pasáramos años metidos en la cama.

Royal QDL 1958 Personalizada por Californication Typewriter
Las -máquinas- en uso, como la mía, que diario trabaja, huele a metal, a frío metal.
El olor de la grasa sigue siendo nostálgico, pero tiene "vida".
Y lo respiras hondo y lo pasas hasta el centro de las tripas, y una energía viaja entre tus dedos y tu creatividad, como un embrujo, y necesitas escribir.
El olor de las máquinas "vivas" te susurra al oído: -tócame, úsame -dice.
Y te entregas a ello.





Esos olores son feromonas para quienes escribimos y tenemos alma vieja, análoga, para quienes preferimos lo tangible ante lo digital, lo que nos exige ante lo que nos resuelve.

Feromonas puras de fierro para la carne.


Para ti, ¿A qué huelen las Máquinas de Escribir?

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Quizá la idea general es que de la vista nace el amor por las Máquinas de Escribir. Pero el olor, las feromonas que desprenden, tienen un impacto. A mí me gusta olerlas!

      Un abrazo grande para un gran amigo!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí! Mecanógrafos somos y en el camino andamos.

      Un abrazo para ti, Joshua.

      Eliminar